Talleres

Talleres de Constelaciones Familiares

Juan Ignacio y María (y también viceversa) facilitamos juntos los talleres de Constelaciones Familiares. En los distintos formatos de encuentro ofrecemos un espacio de trabajo vivencial en el cual enfatizamos la responsabilidad y el autocuidado de cada quien, el equilibrio entre dar y tomar, así como el respeto por cada uno de los participantes, por sus sistemas y sus circunstancias, y también por su alma y su destino. Asumimos que los procesos personales de cambio no dejan de ser pasos para la transformación colectiva en el camino de la reconciliación.

Trabajamos desde una mirada sistémico-existencial que contempla al ser humano dotado de libertad y dignidad en tanto que es capaz de asentir a sus necesidades y a su realidad vivencial para poder dar lo mejor de sí mismo a través de una actitud creativa, constructiva y de responsabilidad hacía sí mismo y hacia los demás. El bienestar personal lo entendemos como interdependiente del bienestar de quienes amamos y del bienestar de los sistemas a los que pertenecemos: familia, empresa u organización,  barrio, colectivo, nación y en definitiva a la Humanidad, la Tierra y el Universo.

Combinamos la técnica de Constelaciones Familiares, a través de la cual la persona puede externalizar la cuestión que le interesa e interiorizar movimientos para el cambio, con otros recursos y saberes entre los que se incluyen el humor, el trabajo energético a través del movimiento y el sonido, la narrativa terapéutica y algunos elementos de tradiciones sagradas relacionados con  los rituales sistémicos de sanación y celebración.

Proponemos un proceso de emancipación personal y emocional en el que la persona pueda asumir la responsabilidad sobre su propio bienestar y de esta forma relacionarse consigo misma y con el entorno de manera honesta y espontánea, pues cuando esto sucede contribuye a que las personas de alrededor también puedan hacerlo. De esta manera, el amor ya no justifica el sufrimiento o el sacrificio sino que nos guía hacia el disfrute y la ofrenda.

Apoyamos los procesos terapéuticos en los que los participantes puedan estar participando. Por ello recomendamos que los terapeutas acompañen a sus clientes durante los talleres de manera que puedan observar, e incluso participar, en el trabajo que se desarrolle. La presencia del terapeuta no es requisito indispensable pero sí supone una buena manera de optimizar los recursos de todos los implicados ya que: supone una figura de apoyo y alianza que facilita un clima de confianza y apertura al trabajo; le permite contemplar las dinámicas sistémicas inconscientes con el fin de tenerlas en cuenta durante el proceso terapéutico; puede señalarnos aquellos aspectos bloqueados que considera más necesarios para movilizar de cara a los siguientes pasos; evita que el cliente tenga que explicarle el trabajo de manera que pueda preservar la experiencia a nivel vivencial sin reducirla antes de tiempo a lenguaje racional y secuencial; nos posibilita compartirle la valoración de necesidades que, desde una perspectiva sistémico-existencial, se puede extraer a partir de nuestro trabajo.

SESIONES GRUPALES BREVES DE CONSTELACIONES FAMILIARES

Se trata de talleres independientes, de aproximadamente cuatro horas de duración, en los que se ha pactado previamente trabajar con dos personas, aunque si la energía y el tiempo lo permiten podría abrirse la opción de una tercera constelación para alguien que, entre los asistentes, sienta que es un buen momento. El grupo se crea cada vez, pudiendo asistir personas que no conocen nada de la técnica, que sí la conocen pero que no han constelado previamente con nosotros, participantes que ya han asistido en alguna ocasión y personas que habitualmente participan en nuestros talleres y/o actividades. En cualquier caso, en la dinámica grupal se fomenta una relación de equilibrio entre el dar y el tomar: los trabajos propuestos ofrecen a los asistentes poder tomar contacto con dinámicas propias o ajenas que forman parte de la experiencia humana; además, a través de representar miembros del sistema del otro, se puede producir una toma de conciencia e incluso un cambio interno significativo para el participante; y, sobre todo, dotan de objetivo y unión al grupo, ya que el sentido de estos espacios de encuentro es poder sentirnos acompañados en nuestra existencia cotidiana y trascendente por seres que, como nosotros, aman y buscan el mejor pacto para seguir avanzando en la vida.

Contribución económica: 20 euros como participante; 90 euros al trabajar un tema propio (150 para parejas o familias que trabajan un tema común). El terapeuta acompañante no tiene que hacer desembolso económico. Para poder hacer un trabajo propio en un taller breve es necesario haber asistido previamente como participante. Este requisito también es necesario cumplirlo en el caso de los clientes cuyo terapeuta les van a acompañar durante su trabajo.

Fechas previstas:

 

Aviso importante: Debido a los viajes y cursos intensivos programados, durante el curso 2016-2017 no podrá mantenerse la frecuencia quincenal que ha sido habitual en años anteriores.  En caso de tener que cancelar o modificar alguna fecha por causas imprevistas se avisará convenientemente. Aconsejamos además suscribirse al boletín que facilita el acceso a la información sobre actividades, novedades y cambios.

TALLERES VIVENCIALES DE CONSTELACIONES DE FIN DE SEMANA

También se trata de talleres independientes pero en este caso de se ofrecen en fin de semana a lo largo del sábado entero (de 10 a 20, con dos horas para comer) y el domingo por la mañana (de 10 a 14). A diferencia de los talleres breves, para constelar un tema propio no es necesario haber asistido previamente pues a lo largo del taller cada participante puede tomar contacto con la dinámica de trabajo, explorar su necesidad o no de trabajar una cuestión personal con nosotros desde esta perspectiva, así como encontrar el mejor momento para hacerlo. De esta manera todos los participantes tienen la opción de solicitar constelar aunque asumimos que por límites de tiempo y otras circunstancias alguien que desee hacer su trabajo propio pueda quedarse sin hacerlo. El hecho de que haya una noche por medio para retirarse a descansar, facilita que las vivencias activen aspectos energéticos, inconscientes y/o sistémicos que necesitan ser revisados o expuestos de manera consciente. Esto puede ocurrir mediante un proceso de reflexión pero también a través de los sueños y de episodios espontáneos de lucidez que hacen contactar a la persona con impulsos y deseos de cambio emergentes.  Es habitual que a lo largo de las dos jornadas del taller algunos temas que se traían para trabajar se recoloquen al asimilar movimientos de solución observados o representados en las distintas constelaciones. Al mismo tiempo, a través de la participación desde una actitud abierta y activa, se sintoniza fácilmente con necesidades personales que pueden ser reconocidas y con las que la persona puede buscar un pacto más satisfactorio y saludable. Por todo ello, en caso de que las circunstancias de cada quien lo permitan, recomendamos la participación en los talleres de fin de semana pues permiten un proceso personal y grupal más amplio, profundo y completo.

Contribución económica: 120 euros como participante (se haga un trabajo propio o no); 200 para parejas o familias que trabajan un tema común. El terapeuta acompañante no tiene que hacer desembolso económico. En los talleres de fin de semana todos los participantes pueden pedir trabajar y hacer su constelación personal, sin que sea un requisito haber asistido previamente a otro taller como participante.

Próximo taller:
18 y 19 de junio de 2017

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Quién puede participar en un taller? Cualquier persona interesada, conozca o no el trabajo de Constelaciones Familiares. En caso de tomar medicación o padecer alguna dolencia física, es conveniente informarnos. Los menores de edad, preferiblemente a partir de los 16 años pero pueden consultarse casos concretos, deben venir acompañados por sus padres a no ser que sean talleres específicos para adolescentes.

¿En qué consiste una Constelación Familiar? Es una representación de algún asunto que le preocupa o moviliza a la persona. Para realizarla, elegirá distintos participantes del taller que van a representar los elementos que consideramos necesarios tener en cuenta para poder comprender las dinámicas inconscientes que se están produciendo y para encontrar un movimiento o siguiente paso que acerque la configuración a una imagen de solución y a la persona a una asunción de la responsabilidad sobre su propio bienestar. Los representantes no necesitan interpretar o actuar de algún modo especial, si no ponerse al servicio del trabajo y permitirse estar atentos a los impulsos y necesidades que puedan surgir a lo largo del trabajo.

¿Quién puede hacer una Constelación Familiar? Una Constelación Familiar puede realizarse cuando la persona que la solicita está centrada en su propio bienestar y asume que para que se produzca un cambio deseable necesita hacerse cargo tanto de los aspectos sobre los que puede influir, para responsabilizarse y modificar lo que sea necesario , como de los aspectos sobre los que no puede influir, para renunciar a intervenir. Los padres siempre pueden trabajar por sus hijos mientras sean menores de edad, asumiendo que la capacidad de influir sobre el bienestar de nuestros hijos disminuye a medida que van creciendo.

¿Para qué sirve una Constelación Familiar? Una Constelación Familiar es una herramienta potente y versátil que nos permite contemplar a la persona y sus necesidades de una manera global. Puede desarrollarse en un solo nivel de trabajo, por ejemplo a nivel biográfico o a nivel transgeneracional, o de manera multidimensional cuando aparecen dinámicas superpuestas y complementarias a nivel de apego afectivo, de vínculo sistémico, de contexto colectivo, etc.  Cada Constelación permite a la persona que trabaja y a los demás miembros del grupo, tomar conciencia del entramado energético y espiritual que constituye la existencia humana en todos sus aspectos, tanto de supervivencia como de trascendencia. De esta manera podemos adoptar una actitud de respeto y de cuidado hacia nosotros mismos, hacia los demás  y hacia todo lo que nos rodea, recuperando y preservando as nuestra dignidad, que es en realidad, nuestro mayor margen de libertad

¿Qué se debe tener en cuenta en los talleres de Constelaciones Familiares? Un taller de Constelaciones Familiares es un espacio de trabajo vivencial a nivel personal y colectivo. Por ello se pide a los participantes que compartan una actitud abierta, atenta y respetuosa, que implica también hacerse responsables de su autocuidado y solicitar ayuda en caso necesario. También solicitamos tener los móviles en silencio, no salir antes de acabe el taller, seguir estando presente aunque se haya realizado la constelación propia y no realizar actividades que puedan desviar o disminuir la atención (cuchichear, mascar chicle…).   El trabajo se realiza descalzo y a veces requiere de posiciones estáticas o de ciertos movimientos corporal por lo que recomendamos ropa cómoda y que permítala libertad de movimientos. Todas las personas a lo largo del taller trabajan en la medida que se permitan estar receptivos y permeables a lo que acontece durante el mismo. El trabajo personal se realiza desde tres niveles complementarios como observadores, representantes y trabajando un asunto propio. Como hemos comentado anteriormente, los terapeutas pueden acompañar a sus clientes como figura de apoyo, con el fin de movilizar aspectos bloqueados en el proceso psicoterapéutico y facilitar la observación de las dinámicas sistémicas inconscientes involucradas. El trabajo colectivo se realiza al poner nuestra atención en los distintos movimientos de reconciliación que pueden darse en las generaciones anteriores, en las coetáneas y en las posteriores. Así, hacernos cargo de nuestra vida y comprometernos a disfrutarla ofrece  a los que nos sucedan el permiso para también hacerlo a su vez mientras que dota de sentido lo vivido por los que nos precedieron y les permite descansar en paz. Del mismo modo, responsabilizarnos de nuestras necesidades sin buscar culpables externos ni justificaciones circunstanciales, facilita a los que nos rodean hacerse cargo de las suyas propias sin que puedan utilizarnos de excusa para dejar de hacerlo. Desde esta propuesta, el cambio colectivo y el cambio personal se encuentran tan vinculados que no podemos distinguir claramente si los trabajos que se desarrollan a lo largo del taller son para una persona en concreto, para su sistema familiar, para el grupo de participantes, o para la sociedad en general. También es por ello que la asistencia a los talleres requiera y, al mismo tiempo, ofrezca una mirada amplia, humilde y generosa.

Si necesita información adicional o desea inscribirse, por favor póngase en contacto con Juan Ignacio: 616 448 034; juanignacio@violetablanca.es