Oración a Santo Respeto Onanista

Querido Santo Respeto Onanista,

ayúdanos por favor a mirar nuestro propio ombligo con máxima dedicación,
en vez de hurgar en los ombligos ajenos
para autosatisfacernos en entretenimientos irrespetuosos.

Guíanos por favor en la inmensidad del proceso de desconocimiento personal
y acompañarnos a transformar la carente y cargante autoestima en el grandioso y fértil amor propio.

Te pedimos por favor que nuestra transformación siempre sea a favor de la ignorancia más respetuosa, del autocuidado más humilde y del autoencuentro más generoso.

Y no nos dejes caer en la tentación de pertenecer al género idiota, de aquí en adelante nunca jamás. Gracias… y amén.

María Colodrón, del Nuevo Santoral para Entrañables Despistados.