Manifiesto Trans-espiritual (III)

Somos antenas de emisión tanto como de recepción. Cada vez que pienses «esto no es mío» ten por seguro que otra persona también ha percibido alguna vez algo «que no es suyo» de lo que tú no te hiciste cargo.

Es buen maestro aquel cuyos alumnos dejan atrás.

Acompañar es compartir tanto el pan como el «no pan».

El demonio de la guarda es esa fuerza protectora que convoca los cataclismos que más tememos antes de que sucedan y que más íntimamente agradecemos después. 

María, marzo de 2021.