La luz es mi color favorito

Queridos todos, escucho una canción de Bukahara cuyo estribillo dice:
«Oh, light is my favorite color 
Oh and bright is the way I follow».

Me sonrío recordando la celebración del Año Nuevo Chino y del Ritual de Candelas. En la primera los tulipanes de colores nos acompañaron iluminados por los rayos de sol que los días despejados acarician distintos rincones de Violeta Blanca. En el segundo, las mujeres del Círculo nos vestimos de amarillo y naranja como custodias y sembradoras de las semillas de Brigit para danzar por el retorno de la luz.

Después de los días despejados coincidiendo con el Imbolc celta, regresan las nubes con el viento, los chaparrones imprevistos y necesarios. Después de la estela de la Navidad menos navideña, se vislumbra hacia delante la sucesión de días agazapados esperando la primavera.

Cuando se unen la luz amigable y el agua ensimismada, que diría María Zambrano, se despliegan los siete colores irisdicentes como umbral sonriente a otro mundo posible:

Desde el rojo, calor y raíz, retomamos «Topografía emocional y emancipación evolutiva» a través de los descubrimientos y reflexiones del laboratorio de reciclaje para profesionales.

Ante el naranja, calido y mimoso, duplicamos nuestro módulo de «El test de los recortes» como técnica proyectiva de carácter versátil y polivalente, con trasfondo sistémico-existencial, facilitación de dinámicas para el acompañamiento individual y grupal, activación bilateral y despliegue de recursos narrativos y de la arteterapia.

En el amarillo, optimista y confiable, sembraremos confianza con las Semillas del alma, para volar, zambullirse y danzar acompañando a dragones y ángeles.

Sobre el verde, brisa leal, transitaremos el viaje del héroe con nuestra hoja de ruta a través de los arcanos mayores, un estreno temático para el último laboratorio del curso 2022-2023.

Con el azul, inmenso e impredecible, visitaremos Blanes, «portal de la Costa Brava», para compartir un taller de recursos desde el enfoque sistémico-existencial con ISURI, escuela de terapia Gestalt, y mucha gente querida.

Por el añil, suspiro del Misterio, regresaremos al Negre, albergue rural del Ripollés, en la sierra Cavallera y del Taga, para añadir piezas a mi puzzle favorito «Cartografía de lo Sutil». En esta ocasión la Caravana de los Locos Enamorados, nos entregaremos a la exploración de algunas metáforas sagradas, como bitácoras, anclas y brújulas del inconsciente colectivo y de la humanidad transpersonal.

Tras el violeta, reconciliación insondable, reiniciaremos el ciclo formativo de «Muñecos y otras herramientas terapéuticas desde el paradigma sistémico-existencial» en su segunda promoción. También tendré el gusto de que comience su singladura «Recursos sistémico-existenciales para acompañar en lo cotidiano y lo trascendente» una proyecto largamente deseado y gestado que verá la luz en el curso 2023-2024 con el deseo de que acoja a todos los peregrinos de la existencia que lo deseen en los próximos y benditos tiempos.

Antes de que llegue el abrazo de Persefone y Demeter que resucita la tierra y alumbra la primavera, proseguimos con nuestros espacios de encuentro para la supervisión y el acompañamiento. También con nuestra fiesta de disfraces, el sábado de carnaval, y mi 50 cumpleaños que celebraré junto a San Patricio y tréboles de cuatro hojas para todos. Ya sabéis que casi todas la actividades programadas pueden encontrarse en el calendario y consultarse a través del mail o por WhatsApp.

Abrazo y abrazos…

María Colodrón 
Febrero de 2022